Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.Más información

Contribuyentes

DIAS ONLINE

Seguidores

Google+ Followers

jueves, 31 de mayo de 2012

ANIBAL FERNANDEZ: compro DOLARES PORQUE SE ME CANTA..








El arte de ‘pensar’ en pesos No se puede decir que sea la convocatoria a una epopeya ni menos una evocación poética. El ‘relato’ oficial se ha visto obligado a bajar de categoría bajo la presión vulgar del mercado de cambios. Pero, ¿por qué no podría Argentina ‘pesificar’ la economía? Lo hizo Duhalde a principios de 2002, en una operación destinada a confiscar salarios y ahorros por un lado y, por otro, a licuar la deuda de los ‘capitanes de la industria’ con los bancos. La pesificación consistió, paradójicamente, en una desvalorización del peso y en una revalorización de los derechos económicos de los acreedores internacionales sobre el patrimonio instalado en el territorio nacional. Se pesificó para promover un desfalco. ¿’Pensar’ en pesos sería, entonces, el anuncio de una nueva confiscación? El gobierno dice que no, porque no tiene intención de proceder a una maxi-devaluación. Sin embargo, esto es lo que ocurre efectivamente, y no en el mercado ‘ilegal’ sino en el muy ‘legítimo’ Mercado de Valores, donde la deuda pública se transa a seis pesos por dólar. Existen, de hecho, dos mercados: el oficial para el comercio exterior, ‘en blanco’, racionado para el ‘chiquitaje’, y el de la deuda estatal para operaciones de salida de divisas de los grandes grupos económicos. En la medida en que las provincias han comenzado a emitir títulos de deuda en dólares, que se adquieren con pesos, los dólares que se niegan en la forma de billete, se obtienen en forma de deuda externa, porque se canjean por dólares en Nueva York. En Venezuela, donde no se habilitan divisas, en numerosos casos ni siquiera para importar, los interesados compran deuda en dólares con bolívares fuertes y la revenden en Nueva York, donde obtienen las divisas que buscan. O sea que la deuda externa está creciendo en forma exponencial. De todos modos, ¿por qué no se podría pesificar cuando en la mismísima Europa ya se especula con una ‘pesificación’ de Grecia, que podría retornar a su vieja moneda nacional? Una salida por lo menos curiosa, cuando todo el mundo sabe que la vuelta al dracma significaría aplicar un ‘defol’ a todas las deudas -públicas y privadas- en euros u otras divisas. La renacionalización monetaria, en Grecia, se identifica con la bancarrota económica. Hay otras pesificaciones más ‘honorables’, sin embargo: por ejemplo, la del yuan de China, que se ha transformado parcialmente en moneda de transacción internacional y que aspira a devenir en moneda de reserva. En 2008 hizo una operación de trueque con el Banco Central de Argentina, cuando la Reserva Federal le negó a Argentina el mismo socorro en dólares. Brasil acaricia una fantasía similar para su moneda, el real, que se insinúa, por ejemplo, en Bolivia y en Paraguay. Son pocos los que admiten que China, donde la circulación del yuan no es cuestionada, se encuentra hoy dolarizada. Esto ignora que las reservas monetarias chinas, que son enormes, están invertidas en títulos de deuda extranjeros, en especial de Estados Unidos. Una moneda que necesita un respaldo descomunal de divisas extranjeras, o que es forzada a ello, no es realmente soberana. La pesificación en China ocurrirá cuando desplace, en forma relativa, a las divisas rivales como reserva de valor (dólar, euro, yen), o sea que deberá deshacerse de la deuda extranjera que tiene en su poder. La pesificación de China provocaría, en consecuencia, un fenomenal derrumbe monetario internacional y la incapacidad de Estados Unidos, la Unión Europea y Japón de financiar sus deudas públicas. Con lo que ocurre hoy en la zona euro, el cambio podría ser fatal. Para China también sería un desafío colosal, porque debería admitir el libre intercambio de divisas y de capitales, o sea el derecho del capital internacional a adquirir tierras, capitales y patrimonios en China, más allá de aceptar inversiones directas o en Bolsa. Como se ve, la pesificación entraña el ingreso en crisis financieras mayores. Lo curioso de la pesificación, que propone el oficialismo, es que ES parte de un gobierno dolarizador serial. En primer lugar, porque persiguió sistemáticamente el objetivo de acumular reservas en dólares, que deposita en la Reserva Federal norteamericana o en el Banco de Basilea, a cambio de una remuneración inferior al uno por ciento -mientras el Banco Central pagaba un promedio del 16 por ciento por operaciones de pase con los bancos locales. O sea que lo hace a pura pérdida, que financia con emisión. Hasta la reciente reforma de la Carta Orgánica del Banco Central, mantuvo la regla del respaldo del ciento por ciento del peso con divisas. Desde esa reforma, sin embargo, ha seguido esa regla en la práctica. Lo que el oficialismo llama pesificar, o sea que el ‘ahorro’ privado se haga en pesos, va acompañado de un mayor ‘ahorro’ público en dólares -la pesificación resulta entonces la otra cara de la dolarización. Detrás de toda la construcción pesificadora sigue en pie la única obsesión: tener dólares para pagar la deuda externa, que siempre implica una confiscación del trabajo nacional. El gobierno ha abarrotado a la Anses de títulos en pesos que se ajustan por CER, pero le ha sacado los cupones de PBI, que aseguran una renta elevada en dólares, que ha transferido a los especuladores privados. Es con estos ‘incentivos’ que quiere mantener a flote la deuda pública. La pesificación, que el kirchnerismo ha convertido en su nueva bandera nacional y popular, exigiría poner fin a una desvalorización del peso del 25 por ciento anual, que es el aumento del índice de precios. Supone, por lo tanto, un ajuste, cuya intención el gobierno niega: salarios a la baja, por un lado, y tarifazos e impuestazos, por el otro, que son las vías capitalistas para revertir la crisis fiscal. El tarifazo consolidaría las concesiones en el sistema de transporte y en la energía, donde se ha producido un colosal vaciamiento financiero. ¿Y si después de todo la pesificación resulta un éxito y los argentinos logran lo imposible, ‘pensar’ en pesos? Una moneda estable, sin embargo, no puede operar en un marco monetario inestable a nivel internacional. La devaluación del dólar provocó sistemáticamente, por ejemplo, la revalorización del real, en perjuicio del comercio exterior de Brasil. Dio lugar a la madre de todas las especulaciones, el llamado ‘carry trade’, que consiste en endeudarse a tasas de interés muy bajas, en plazas importantes, como Nueva York o Tokio, para colocar el dinero a tasas de interés astronómicas, por ejemplo en Brasil. El ministro de Economía vecino tuvo que denunciar que Brasil sufría “una guerra monetaria”. Si se hace abstracción de la imposibilidad de la estabilidad monetaria en un contexto de bancarrota capitalista, ¿qué podría obtener un peso estable? Lo que ya conocemos: una corriente de inversiones externas y, por lo tanto, privatizaciones para absorber ese capital y una expansión del crédito internacional. La especulación inmobiliaria retomaría impulso y lo mismo ocurriría con la financiación del consumo. Volveríamos, en mucha mayor escala, a la ‘burbuja’ de Martínez de Hoz y de Cavallo. Es la ley del desenvolvimiento del capital, con los resultados que todo el planeta conoce. Conclusión: ni la crisis mundial ni el final de vida del ‘modelo’ K tienen salidas monetarias; solamente pueden ser superados por una reorganización social, anticapitalista, bajo la dirección de los trabajadores. La pesificación en danza es la última etapa de la onda de saqueos que ha perpetrado el nacionalismo burgués ‘que supimos conseguir’, para pagar la deuda externa confiscatoria y los subsidios a la “reconstrucción de la burguesía nacional” -que va dejando todos los días en la lona a un ‘capitalista amigo’. Posdata: Kicillof acaba de declarar que sin estos ‘amigos’ no puede haber “despegue” en los países de “capitalismo tardío”. No hay nada que llegue más tarde que una declaración oficialista. Jorge Altamira
Publicar un comentario

DISEÑOS

nuevos videos subidos



Argentina
pais de Ratones?

video
nuevo:


mis paginas web ( scrips, animaciones, musica, videos)

LISTADO DE PAGINAS WEB SUBIDAS HASTA EL MOMENTO.
Ir con INTERNET EXPLORER SOLAMENTE PARA VER Y OIR LOS SCRIPS:
VIDEOS

Entradas populares


MusicPlaylistRingtones
Create a